img

Pymes en sectores tradicionales

¿Por qué al invertir es mejor evitar los negocios “sexys” y centrarse en los sectores tradicionales?

 

En España, como en otras economías, muchos inversores se deslumbran por compañías que podrían considerarse “sexy”; es decir, aquellas que muestran factores como muy altos niveles de crecimiento, modelos de negocio de “sharing economy”, tecnologías como “block chain” o sponsorships de celebridades.

 

Si bien estos negocios pueden derivar en grandes recompensas, no son ninguna garantía de éxito, y probablemente sean sectores en los cuales haya una alta competencia y por ello, existan menores oportunidades. Estas inversiones deslumbrantes en ocasiones terminan en grandes pérdidas y endeudamiento (como miles de historias en el mundo de Venture Capital y Private Equity lo demuestran). En estos sectores es normal que ganen dinero los que han entrado antes de que estuvieran de moda y que venden cuando los inversores tardíos quieran subirse “al carro”.

 

En lugar de ello, donde suele haber oportunidades es en compañías que operan en sectores mas tradicionales y que por ello, son olvidadas por inversores. Suelen ser empresas más rentables, estables, y con los mismos retos que para las empresas aparentemente más atractivas. No olvidemos que las pymes forman la base de la economía, y que los negocios de toda la vida son los que, en su mayoría, funcionan.

 

Las pymes en sectores tradicionales son la base de nuestra economía

 

Si bien las industrias de alto crecimiento como telecomunicaciones, e-commerce, educación a distancia, entre otras, son importantes para el dinamismo y competitividad de un país; son las compañías en sectores como manufactura, comercio retail, educación, y salud, las que forman la base de la economía y prosperidad de nuestras comunidades. 

 

Contrario a lo que las tasas de crecimiento agregadas podrían indicar, estos negocios no están estancados, sino que en su mayoría son especialistas con gestión prudente y alta generación de caja. Los fundadores y empleados de estos negocios, pymes en gran mayoría, invierten su tiempo en desarrollar productos esenciales para la vida diaria de sus clientes, encontrando poco a poco mejores técnicas para su trabajo; siendo prudentes en la compra de material y equipo, y creando relaciones a largo plazo dentro de sus comunidades.

 

Cuando se invierte en un negocio en sectores tradicionales, se está busca un modelo de negocio de alta generación de caja (previsible y estable) que ha sido perfeccionado a través de los años y que resuelve problemas y necesidades básicas, del hoy y del mañana, independiente del ciclo económico e incluso de shocks como el del Covid. Ejemplo de ello, la ropa, comida, educación y seguridad.

 

Una gran ventaja para los inversores y operadores interesados en negocios tradicionales es que no hay que gastar el tiempo en inversiones basadas en el “instinto”, estrategias de relaciones públicas, arbitraje de múltiplos o crecimiento a toda costa simplemente para satisfacer un objetivo arbitrario de crecimiento.

 

 

Ayudar a crecer a los negocios tradicionales y sus comunidades

 

A pesar de todas las ventajas ya mencionadas, invertir en compañías tradicionales no viene sin una buena dosis de desafíos. Entre ellos, la falta de inversión, profesionalización, y riesgos de perder el conocimiento de los gestores, factor crítico durante el proceso de transición.

 

-       Necesidades de inversión: la alta estabilidad y rentabilidad de estas compañías hacen que sus dueños muchas veces no inviertan en las técnicas y procesos necesarios para sostener la generación de valor a largo plazo y adaptación a los nuevos modelos de negocio. Al comprar una pyme tradicional, hay que asegurarse que se cuenta con el pulmón financiero para realizar las inversiones necesarias en áreas como compra de equipo, creación de sitios y aplicaciones web, actualización de mobiliario, entre muchas otras.

-       Profesionalización: estas compañías generalmente están lideradas por grandes personas con capacidad de instintivamente vender, operar, y gestionar el negocio. Esta forma de operar a lo largo de los años provoca que se descuiden temas como la presencia de profesionales cualificados en finanzas y operaciones, estandarización y documentación de procesos, despersonalización de relaciones con clientes y proveedores. Por tanto, el inversor debe considerar en sus previsiones de rentabilidad futura la contratación de talento humano y tecnología para continuar el crecimiento ordenado del negocio.

-       Perdida de expertise. El mismo hecho que lleva a que una empresa tenga poca profesionalización en áreas como administración y finanzas lleva a un riesgo mucho mayor: la pérdida de talento y su asociado conocimiento en funciones esenciales de un negocio. La pérdida de personal clave en áreas que hacen a una compañía especial, como el diseño y manufactura de productos o relaciones con proveedores/ clientes, puede resultar fatal para el inversionista. Es importante incluir en el proceso de compra elementos que alineen los incentivos de los fundadores y operadores clave del negocio para asegurar su continuidad en las operaciones del día a día.

 

A pesar de que estos retos ameritan consideración antes de una adquisición, creemos que cualquier inversionista u operador, dispuesto a arremangarse e involucrarse en el negocio, encontrará estos retos divertidos y satisfactorios.

 

Estamos en busca de negocios tradicionales

 

Iberian Ventures somos un grupo de inversores con muchos años de experiencia operativa en múltiples negocios alrededor del mundo. Creemos que nuestro enfoque en sectores tradicionales, pero con un enfoque moderno, nos hace el mejor socio para las pymes tradicionales españolas en busca de una nueva casa para su negocio.

 

Estamos en busca de compañías integradas en su comunidad, con generación estable de caja y con gestores responsables dedicados a servir a sus clientes. Si estás interesado en saber más, visítanos en https://ibventur.es

Contáctanos