img

¿ Cuánto vale tu empresa?

¿Sabes cuánto vale tu empresa?

 

Si alguna vez te has planteado vender tu empresa, una de las preguntas fundamentales que seguro han pasado por tu mente es “¿Cuánto vale mi empresa?” – es importante que tengas una idea de cual es el valor de tu negocio y qué elementos son los relevantes para llegar a esa valoración. Es útil hacer este ejercicio antes de comenzar a hablar con potenciales compradores o intermediarios, para no perder tu tiempo.

 

Antes de comenzar a calcular el valor de tu compañía debes recordar que valor no es lo mismo que precio y que es positivo tener presente el precio que podría tener tu empresa para el mercado, siendo consciente que este precio está condicionado a valores endógenos y exógenos.

-       Valor no es lo mismo que precio: Parece obvio decirlo, pero tu empresa vale solo lo que otros estén dispuestos a pagar por ella. El precio que puedas obtener por tu negocio está influenciado por decenas de factores como el momento del mercado, estado de la economía global, tipos de contratos con clientes y proveedores, riesgos laborales y fiscales, activos de que dispone la empresa, fortaleza de competidores, necesidades de inversión de capital en el futuro próximo, y un largo etcétera.

-       Es importante escuchar al mercado: Apóyate de compradores transparentes y con buena reputación para tener un pulso real del mercado. En Iberian Ventures hemos creado una herramienta con la que puedes valorar tu compañía de forma preliminar solo con unos pocos datos de tu compañía, y sujeto a factores únicamente propios de la compañía ( https://ibventur.es/Valoracion/)

 

Existen varios métodos cuantitativos para estimar el valor de una compañía. Explicaremos aquellos más aplicables para Pymes en orden decreciente de relevancia

 

Método 1: Múltiplo de EBITDA

 

La forma más común de evaluar una compañía es multiplicar por un múltiplo el EBITDA medio de los últimos 3 años; típicamente 4x-5x para Pymes con crecimientos constantes, si las perspectivas de crecimiento fuesen muy altas, el múltiplo sería superior 6-8x.

 

El objetivo de este método es evaluar la compañía en base a su capacidad de generar ingresos de sus operaciones de forma consistente sin considerar el impacto de la estructura de inversiones y capital.

 

Valoración = 4 x EBITDA medio de los últimos 3 años;

 

donde

 

EBITDA = Resultado del ejercicio + impuesto de sociedades + amortizaciones y depreciaciones + intereses de deuda pagados

 

Como ejemplo, si tu empresa genera en media 300.000€ al año en ingresos antes de impuestos, no tienen deuda y reconoce 50.000€ en depreciación y amortización anual; el valor que la compañía podría tener en el mercado sería de 1.4M€

 

Valuación = 4 x (300.000€ + 50.000€) = 1.400.000€

 

Este método tiene la ventaja de ser conocido y utilizado por todos los inversores no solo en España sino mundialmente. Tal como lo dice el libro de la escuela de negocios de Harvard The Market for Smaller Firms:Hay numerosas compañías en sectores tradicionales de la economía con modelos de negocio establecidos y prospectos moderados de crecimiento que se venden en casi todas las ocasiones en múltiplos de EBITDA de 4x o 5x”.

 

Debemos apuntar que puede haber variaciones y cada industria suele tener su propio rango de múltiplos, que son conocidos cuando hay muchas operaciones de M&A y son públicos los precios de compra. A esto se llama valoración por comparables.

 

Método 2: Valor en libros o valor contable (Book value)

 

La forma más directa y objetiva de valorar un negocio es usando su valor en libros. Es decir, la diferencia entre el valor de los activos totales menos los pasivos totales en la hoja de balance.

 

Valuación = Activo total – Pasivo total

 

Donde

 

Activo total = inmovilizado + amortización acumulada + existencias + clientes + tesorería + otros activos fijos y circulantes

 

Pasivo total = proveedores + acreedores + pólizas de crédito + otros pasivos fijos y circulantes

 

Aunque este método de valuación es el menos usado, es apropiado para compañías con activos fijos como aquellas en sectores de manufactura o transporte, entre otros. Sin embargo, puede resultar no apropiado para empresas que tienen mayoritariamente activos intangibles como aquellas en sectores de servicios o de software.

 

Método 3: Valoración por descuento de flujos de caja (DCF)

 

Este método se basa en la regla del valor presente que dice que “el valor de cualquier activo financiero es el valor presente de sus flujos de caja futuros. La complejidad de este método radica en estimar con cierta precisión la capacidad de la compañía para generar caja en el futuro.

 

Además de ser metodológicamente complejo, este método no es siempre aceptado como base de negociaciones en un proceso de compra ya que depende de multitud de variables que es complicado medir incluso para inversores y gestores experimentados. Solo si tu empresa muestra ritmos de crecimiento sólidos (+5%) y constantes (+ 5 años) es recomendable utilizar este método de valuación.

 

Debido a su complejidad, recomendamos que te apoyes de un experto para realizar esta valoración y usarla solo como punto de referencia.

 

Con estas advertencias hechas, explicamos a continuación la metodología a seguir para valoración mediante descuento de flujos de caja

 

1. Estimar los flujos de caja libres de los próximos 5-10 años.

2. Elegir de una tasa de descuento que refleje el riesgo de la inversión (ej., 10%)

3. Estimar el valor residual en el año 5-10.

4. Realizar el descuento de los flujos de caja y del valor residual.

5. La suma del descuento de los flujos y el valor residual será el valor de la empresa.

 

Valuación DCF = Sumatoria (FCt / power(1 + r,n))

 

Donde

 

n= vida del activo

FCt = flujo de caja en el periodo t

r= tasa de descuento de acuerdo con el riesgo de inversión

 

Es importante tener presente que, aunque el comprador valora el futuro de la compañía, la gran mayoría de las transacciones se valúan con base en la habilidad demostrada de generar caja en el pasado. El comprador mira el pasado para intentar estimar mejor sus previsiones de futuro, pero en muy raras ocasiones se utiliza este futuro para determinar el precio.

 

Te recomendamos que si quieres hacer un análisis profundo de tu compañía, utilices estos tres métodos de valoración, para tener un rango de precios.

 

Otro elemento, que forma parte del precio de compra para el comprador, pero no para el vendedor, es toda la inversión que va a necesitar la compañía para poder alcanzar ese prometedor futuro. Es bueno que el vendedor aporte su experiencia en dimensionar esa inversión.

 

El equipo de Iberian Ventures se pone a tu disposición para apoyarte con la valoración de tu negocio. Tenemos una herramienta gratuita en la que puedes valorar de forma orientativa y rápida tu compañía https://ibventur.es/Valoracion/

 

Acércate y dinos cómo podemos ayudarte.

Contáctanos